Cómo luchan los republicanos franceses contra Shein y Temu

Cómo luchan los republicanos franceses contra Shein y Temu

By Zofia Zwieglinska  •  25 Marzo 2024  •  5 min read  •

The header image shows an illustration of a man looking through binoculars.

Ivy Liu

Esta historia fue reportada por primera vez en Glossy, una publicación hermana de Digiday en Español.

Con las elecciones francesas y europeas de junio, los republicanos franceses intentan influir en los votantes atacando a Shein y sus prácticas de producción. Algunos han recurrido a TikTok para promover el último proyecto de ley, conocido como el “impuesto sobre la moda rápida”.

La propuesta de ley, llamada “loi 2268“, fue aprobada por el partido político de centro-derecha Horizona en la Asamblea el 14 de marzo, y ahora tiene que pasar por el Senado francés la próxima primavera. La misma fue promovida por Antoine Vermorel-Marques, diputado de derecha, en un vídeo publicado el 14 de marzo en TikTok. En la plataforma, el político hace una especie de parodia de los vídeos de fast fashion haul mientras promociona sus propuestas.

La legislación se basa en el principio de premiar lo bueno y lo malo,”bonus-malus”, que reconoce con beneplácito las prendas más duraderas y sostenibles y grava las que emiten más carbono y son poco transparentes. Vincula las contribuciones financieras de las marcas, basadas en las políticas existentes de responsabilidad ampliada del productor, al número de artículos que añaden cada día a su sitio de comercio electrónico. En virtud de la política EPR (Extended Producer Responsibility), en vigor en Francia desde enero de 2022, las marcas son responsables de sus cadenas de suministro.

Según el proyecto de ley, las marcas con más de mil nuevos artículos añadidos a su sitio al día tendrán que hacer frente a contribuciones financieras moduladas. Además, impone una penalización de 5 euros por producto a quienes superen el umbral de los mil artículos diarios, con el objetivo de frenar el impacto medioambiental. Esta cantidad aumentaría a 10 euros por artículo a partir de 2030, aunque la tasa no podrá superar el 50% del precio del artículo.

El proyecto de ley también podría eliminar el tope del 20% a las bonificaciones o penalizaciones de las marcas -obligadas por el Gobierno, según su impacto en carbono y medidas de sostenibilidad- en función de su número de nuevos productos diarios. En otras palabras, si las marcas producen menos al día, podrían obtener mejores incentivos del Gobierno. El resultado sería un ajuste financiero más flexible, aunque potencialmente más estricto, para animar a las empresas a limitar sus nuevos lanzamientos, alineando más estrechamente sus operaciones con los objetivos franceses de sostenibilidad medioambiental.

Shein está intentando distanciarse de la moda rápida, incluso mientras añade más de mil artículos a su sitio cada día. “Probando y produciendo nuevos productos en pequeños lotes iniciales de 100 a 200 artículos, recogemos y evaluamos los comentarios de los clientes en tiempo real y reponemos sólo los productos que nuestros consumidores realmente quieren”, dijo un portavoz de Shein. “Esta estrategia evita los escollos de la sobreproducción y reduce drásticamente los residuos en comparación con el modelo tradicional de moda rápida”.

Francia está librando una batalla contra los gigantes de la moda rápida Temu y Shein en múltiples frentes de cara a las elecciones. El 4 de marzo, Christophe Béchu, Ministro de Transición Ecológica y Cohesión Territorial, declaró que el problema de la moda rápida se abordará de varias maneras en Francia. Entre ellas, medidas legislativas que prohíban los anuncios y las promociones de este tipo de marcas por parte de personas influyentes, así como mensajes obligatorios en los sitios web de las marcas para poner de relieve su impacto medioambiental.

El anuncio de Béchu también revisa el etiquetado medioambiental en aras de la transparencia mediante la promoción de los textiles franceses a través de incentivos gubernamentales para las marcas. Además, apoya un esfuerzo internacional para prohibir las exportaciones de residuos textiles a países sin una gestión sostenible, haciendo hincapié en la acción nacional sin esperar a un acuerdo europeo más amplio.

Sin embargo, muchos expertos coinciden en señalar el momento elegido para presentar el proyecto de ley y advierten contra una adopción optimista de la normativa.

“El Ministerio de Medio Ambiente se ha metido en un buen lío este año con la revuelta de los agricultores”, afirma François Souchet, director general de la empresa de asesoría sobre sostenibilidad Swanstant. “La moda rápida es un blanco fácil para la recuperación política. Soy bastante escéptico sobre la aprobación del proyecto de ley, debido a la cantidad de incertidumbres con los detalles. También existe un posible desajuste con las agendas europeas al duplicar los requisitos legales”.

“Parece casi como si hubiera una competición entre algunos partidos de Francia, la UE y EE.UU. para ver quién presenta primero la legislación. Uno no puede evitar preguntarse si algo de esto puede tener más que ver con las posibles campañas electorales que con una política medioambiental meditada”, afirmó Veronica Bates Kassatly, analista en moda sostenible.

En Bruselas, a principios de mes, los debates de la Alianza Europea de la Moda y la Fédération Française du Prêt à Porter Féminin también se centraron en preservar la fabricación europea y recuperar el control de la moda francesa.

Los expertos afirman que este aumento del proteccionismo francés y europeo también está impulsando a las marcas de moda rápida más antiguas a apoyar la legislación. “El advenimiento de este nuevo modelo de moda está provocando que más marcas de primera línea, como H&M y Zara, se muestren más comprometidas con la posibilidad de legislar, lo cual es irónico, porque hasta ahora no habían sido terriblemente partidarias”, afirma Kenneth Pucker, profesor de Práctica en la Tufts Fletcher School y director asesor de la empresa de capital riesgo Berkshire Partners. “Ahora que están siendo subcotizadas por marcas que hacen aún menos en muchos frentes [de sostenibilidad], se están volviendo más partidarias porque están perdiendo cuota de mercado” comentó.

https://digiday.com/?p=539460

More in Español

Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *